viernes, 19 de agosto de 2011

Florencia: la catedral de Santa Maria del Fiore (I)

Volvemos con la serie de posts cobre Florencia. Ya hemos visto una escultura (El rapto de la Sabina, de Giambologna), una pintura (El nacimiento de Venus, de Botticelli), así que hoy nos toca analizar una obra de arquitectura, y nada mejor que la construcción más representativa de la ciudad: la catedral de Santa Maria del Fiore. Podría hablar durante horas sobre la catedral, así que lo haré en varios posts: el de hoy está dedicado a la construcción arquitectónica.

Imagen de clickz.it
La catedral de Florencia se encuentra ubicada en el casco histórico de la ciudad, y comparte plaza con el baptisterio y el campanile. Su construcción comenzó en 1296 sobre los cimientos de la antigua iglesia de Santa Reparata, y pasó por distintas manos de experimentados arquitectos, como Arnolfo di Cambio y Giotto, hasta su consagración en 1436, una vez terminada la construcción de la gran cúpula de Brunelleschi.

Imagen de firenzemia.it
El primer arquitecto en trabajar el proyecto de la catedral fue Arnolfo di Cambio, quien diseñó una construcción bastante mayor que su predecesora y concibió una enorme cabecera trilobulada en el lado este, precedida por un gran transepto que soportaría una cúpula. Tras la muerte del arquitecto las obras quedaron paralizadas hasta que se hizo cargo de las mismas Giotto con la ayuda de Andrea Pisano: la prematura muerte de ambos pocos años después hizo que el título de maestro de obras lo recibiera Francesco Talenti. Talenti amplió aún más la planta de la catedral, dando lugar a la construcción que podemos visitar actualmente: a él debemos el diseño de los enormes pilares que separan la nave central de las laterales.

Imagen  de pasalavida.org
En 1418 salió a concurso público el diseño de la cúpula de la catedral, que pretendía cubrir un espacio de 43 metros de diámetro a unos 60 metros de altura. A este concurso se presentaron numerosos proyectos, y finalmente sería seleccionado el de Filippo Brunelleschi, que llevaría a cabo con ayuda del escultor Lorenzo Ghiberti. Brunelleschi, después de estudiar numerosos edificios clásicos como el Panteón de Agrippa y de una estancia en Roma, propuso la construcción de una doble cúpula, semiesférica al interior y cupuliforme al exterior (no tiene forma de medio círculo, sino que la clave se encuentra en una posición muy superior) realizada con ladrillos: posee la superficie más grande pintada al fresco en la parte interna (3600 metros cuadrados decorados por Giorgio Vasari y Federico Zuccari) y es la mayor cúpula en ladrillo jamás construida. La linterna que corona la cúpula corresponde también a un diseño de Brunelleschi terminado tras la muerte del arquitecto por Michelozzo: en la parte superior se encontraba una gran esfera dorada realizada por Andrea Verrocchio, que cayó al suelo en 1492 (la leyenda dice que como presagio de la muerte de Lorenzo el Magnífico) y de nuevo en 1600, tras ser golpeada por un rayo durante una tormenta. Un disco de mármol blanco en el suelo de la Piazza del Duomo marca el lugar en el que cayó la esfera.

Imagen de wikipedia.org
El interior de la catedral, a excepción de la zona del transepto, se encuentra casi  desposeído de decoración, y esto hace que los grandes pilares cobren protagonismo y reciban toda la atención del visitante. Sin embargo, la decoración interna de la cúpula es uno de las más  importantes obras de la Historia de la Pintura: Zuccari y Vasari, artistas al servicio de la Contrarreforma, fueron los encargados de representar la escena del Juicio Universal, siguiendo las órdenes de Cosimo de Médici. La técnica usada es mixta: fresco y fresco seco.
El exterior de la catedral está decorado según la tradición de la Toscana, con mármol de tres colores: blanco de Carrara, serpentino verde de Prato y rojo de Siena. 
Imagen de florencetravel.org

No hay comentarios: