domingo, 7 de agosto de 2011

UIMP: Itinerarios de un aprendizaje (I). Destino: Cantabria infinita

Comenzamos con la serie de posts dedicados al curso de verano de la UIMP (Universidad Internacional Menéndez Pelayo) Itinerarios de un aprendizaje, con Antonio Muñoz Molina, en el que estoy becada por la Fundación Banco Santander. Como los clubes de fútbol tienen pre-temporada, ¿por qué no voy a tener yo un previo al comienzo de los cursos? ¡Y es que el viaje Madrid-Santander ha sido toda una experiencia!

Mañana por la mañana será  la inauguración del curso, así que yo he cogido el coche y he venido un día antes para tenerlo todo preparado. Podría haber venido en tren, pero tengo la bonita costumbre de hacerme todos los veranos un viajecito en mi coche, que en tantas aventuras me ha acompañado. Antes que nada os diré que mi coche es un Peugeot 405 del año 1993 que mi tío me cedió cuando él ya no pudo conducirlo: es un coche enorme y viejecito, pero que jamás me ha dejado tirada, y es ya un clásico en las vacaciones de mi grupo de amigos.

Echando un ojo al google maps antes de salir de viaje, decidí ir por la A-1 hasta Burgos, y allí coger el desvío hacia Santander; tiempo estimado de viaje, unas 5 horas. Con lo que no contaba es con que la A-1 está en obras, y me he pasado casi 50 kilómetros detrás de un camión a 30 por hora, en un carril habilitado del sentido contrario. Moraleja: se podéis evitar la A-1 en estos meses, hacedlo.

Embalse del Ebro
Imagen de todopueblos.com
Al llegar a Burgos he tomado la N-623, y gracias a esto he descubierto algunos de los municipios más bonitos de las provincias de Burgos y  Cantabria. Hay que atravesar varios puertos, entre ellos el puerto del Escudo, en el límite entre Cantabria y Castilla-León, y os puedo asegurar que sólo por el hecho de atravesar estos parajes merece la pena no coger la autovía. 

Verdaderamente, Cantabria es infinita: las vistas de los valles verdes justo después de atravesar el secano de Castilla hacen que esta comunidad sea un mundo aparte. Las pintorescas casas, los caballos y burros pastando tranquilamente en las laderas de las montañas, el olor a hierba fresca, la visión del embalse del Ebro al atardecer, el valle de Luena... Todo ello forma parte de la experiencia de un viaje que promete ya desde el inicio.
Valle de Luena
Imagen de conoceyamalasmontanasdecantabria.blogspot.com
 Mañana twitteareamos la inauguración y conferencias del curso con los hashtags #MunozMolina y #UIMP. Si queréis seguirme, podéis hacerlo a través de @RaRoARTE y @Txela.

No hay comentarios: