jueves, 11 de agosto de 2011

UIMP: Homenaje a Luis García Berlanga

Dentro de las actividades culturales de esta semana en la UIMP he tenido la gran suerte de poder disfrutar del homenaje que se le ha rendido a uno de los mejores cineastas de nuestro tiempo: Luis García Berlanga. Sobra decir que después de haber estudiado Historia del Cine me hacía especial ilusión este evento y he disfrutado muchísimo retransmitiéndolo en directo vía twitter.

Las Caballerizas del palacio de la Magdalena, donde se ubica el paraninfo de la UIMP, han sido testigo de excepción del homenaje a Berlanga, y con unos invitados para quitarse el sombrero: el director de cine Kepa Sojo (El síndrome de Svensson, 2009), el Historiador de Cine Román Gubern y los actores Amparo Soler Leal (Plácido, Tamaño Natural, La Escopeta Nacional) y José Sacristán (La Vaquilla, Todos a la cárcel).


La Vicerrectora de la UIMP ha presentado el homenaje y a los invitados que, bajo la sabia batuta de Kepa Sojo, han querido acercarnos a la faceta más humana del desaparecido Luis García Berlanga. Les hemos escuchado hablar de él como de un amigo cercano e íntimo: nos han contado, de forma clara y sencilla, y con un timbre de nostalgia en sus voces, cómo no-dirigía a los actores ("hablad todos a la vez, que en España hablan todos al mismo tiempo", recordaba Soler Leal que les decía mientras rodaban) y cómo a través de sus películas podemos rehacer la historia de la España de la segunda mitad del siglo XX.

Gubern, experto en la materia, ha definido el cine de Berlanga como sainetesco, y todos han estado de acuerdo al afirmar que, a pesar de que su trabajo no fue reconocido como lo merecía en su momento, lo será con el paso del tiempo.

Me gustaría destacar la emoción palpable en la voz de Amparo Soler Leal al hablar de Berlanga: se notaba por el tono de confidencia que admiraba y quería al director, más allá de su trabajo. También José Sacristán, uno de mis actores españoles favoritos desde hace tiempo, y muchísimo más después de haber visto Un lugar en el mundo (Adolfo Aristarain, 1992), donde me sorprendió y conmovió a partes iguales, hablaba de Berlanga con un respeto y a la vez una cordialidad dignas de admiración. Sin duda el reconocimiento de los compañeros de trabajo es uno de los mayores homenajes que se puede recibir.

Posteriormente se ha proyectado el film Bienvenido Mr. Marshall (L. García Berlanga, 1952), opera magna del autor, y hemos podido disfrutar de las geniales actuaciones de Pepe Isbert y Manolo Morá. Al finalizar la película, durante la cena, mis compañeras francesas y yo hemos hecho nuestro particular cine forum: creedme si os digo que es genial oír las opiniones de personas extranjeras frente a la obra de Berlanga, que me han ofrecido un punto de vista nuevo y diferente de muchas cosas.

Esta entrada del blog se la quiero dedicar a José Luis Sánchez-Noriega, mi profesor de Historia del Cine en la Universidad, quien me enseñó tanto sobre el séptimo arte y me mostró cómo es posible ver más allá de las películas, convirtiéndome en la cinéfila empedernida que soy hoy. ¡Gracias!

No hay comentarios: