jueves, 21 de julio de 2011

Madrid: fuente del Ángel caído

Otro de mis lugares favoritos de Madrid es la Glorieta del Ángel Caído, en los Jardines del Parque del Retiro. Allí se encuentra esta famosa fuente, dedicada al ángel Lucifer, curiosamente a 666 metros sobre el nivel del mar.



La escultura del Ángel caído es obra de Ricardo Bellver, quien la concibió durante su estancia en Roma en 1897, y está inspirada en unos versos de El paraíso perdido, de Milton. La historia del Ángel caído es conocida desde los inicios del cristianismo: los textos nos hablan de un grupo de ángeles rebeldes, liderados por Lucifer ("el portador de la luz", perteneciente al grupo de los querubines y hermano del arcángel Gabriel), que eligieron voluntariamente apartarse de Dios y seguir el camino del mal. Se recalca siempre la idea de que estos ángeles fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero ellos mismos eligieron otro camino, seducidos por la tentación y el pecado; en el caso de Lucifer fue la soberbia la que le llevó a querer equipararse a Dios, y fue exiliado a la tierra por este motivo.

La escultura que corona la fuente mide 2'65 metros de alto, y representa el momento en que Lucifer es arrojado a la tierra. La figura del ángel está inspirada en las esculturas helenísticas, sobre todo en la obra del Laocoonte: la serpiente que representa al diablo se enrosca en una de las piernas del ángel al igual que las serpientes del mito rodeaban al sacerdote griego y a sus hijos, y tanto Lucifer como Laocoonte tienen la misma postura, con el brazo flexionado y levantado, mientras luchan por zafarse de la atadura del reptil. La contorsión del cuerpo de Lucifer y su expresión en un grito contenido dan una mayor expresividad al conjunto.


No se trata de la única estatua dedicada al Ángel caído, aunque sí de la más grande: otro conjunto dedicado a Lucifer se encuentra en Milán, y en Tenerife hace poco otro monumento ha sido renombrado en honor "al ángel caído".

Imágenes de absolutmadrid.com, panoramio.com, ojodigital.com

No hay comentarios: