miércoles, 13 de julio de 2011

"El descendimiento" de Caravaggio visita el Prado

Una de las mejores noticias que me podrían dar: El Descendimiento, óleo de Caravaggio, se encontrará en el Museo del Prado desde el 21 de Julio hasta el 18 de Septiembre. Alguna vez  he dicho ya que Caravaggio es uno de mis pintores favoritos, y que siempre que hago turismo voy buscando sus obras para poder verlas en directo, pero el hecho de que me traigan "a casa" una de mis preferidas es un lujazo!

Anteriormente hemos hablado de Caravaggio: pintor italiano considerado como el mayor exponente del Barroco y de la corriente conocida como tenebrismo, y activo en los focos artísticos más importantes como Roma, Nápoles, Sicilia y Malta. Su obra estuvo condicionada siempre por la Iglesia, gran mecenas del arte durante finales del siglo XVI y comienzos del XVII, momento en que el pintor desarrolla su trabajo, aunque siempre se mostró reacio a someterse a los estrictos cánones religiosos que querían imponerle. El cuadro conocido como El Descendimiento, que pertenece a la colección de los Museos Vaticanos, no es tal, sino que se trata del Santo Entierro o Deposición (Deposizione en el italiano original).

El Descendimiento representa el momento en que se realiza la deposición del cuerpo de Cristo en el sepulcro, inerte después de la crucifixión. La escena está dominada por la figura yacente de Jesús, que con su tono blanco mortecino destaca del fondo y de los demás personajes presentes. Las otras figuras corresponden de izquierda a derecha y según las Escrituras al joven San Juan, la Virgen María, María la de Cleofás, María Magdalena, y el anciano Nicodemo en primer plano.


Esta obra representa de forma global y absoluta el estilo de Caravaggio: las figuras aisladas destacan sobre un fondo oscuro, que no nos ofrece ninguna información sobre la localización donde tiene lugar la escena. Esta es una manera de otorgar una mayor importancia a la acción que al lugar que podemos encontrar en muchos de sus cuadros. El único indicio que encontramos para poder ubicar la escena es la losa del sepulcro que se nos presenta en un magnífico escorzo en el primerísimo plano: fantástico el trabajo de perspectiva que otorga profundidad a la obra y nos ayuda a colocar la acción en el espacio. La planta verde bajo la losa simboliza la resurrección que tendrá lugar al tercer día.

Muy característico de Caravaggio es el trabajo de composición a través de curvas diagonales, que dan una gran carga dinámica y dramática a la escena: la curva más notoria es la formada por los personajes secundarios, cuyas cabezas forman un cuarto de círculo. El cuerpo inerte de Cristo está dispuesto también en forma de curva, en este caso inversa, para equilibrar la composición. Otra curva más pequeña es la que describe el cuerpo de Nicodemo, que agarra por las piernas la figura del muerto; mientras que la diagonal más pequeña es la  formada por el brazo del cristo muerto. La curva, típica del Barroco italiano, carga de dinamismo a la composición y le da a la vez un equilibrio cargado de quietud.

Los personajes son los típicos del pintor milanés: utiliza tipos de personas comunes para representar a los personajes sagrados, algo muy criticado desde la Iglesia, que pensaba que esta práctica era poco decorosa. De igual forma fueron mal aceptadas las expresiones dolientes de las figuras, ya que estaba considerado que los personajes bíblicos debían mostrar su dolor de una forma contenida, sin dar rienda suelta a sus pasiones. Como en la mayor parte de sus obras de conjunto, uno de los personajes,en este caso Nicodemo, mira directamente al espectador, haciéndole partícipe de lo que allí sucede e implicándole directamente en la acción.

Los volúmenes son creados a través del color: la línea y el dibujo han desaparecido por completo. La luz es la que modela los cuerpos, utilizando las luces y las sombras para dar forma a las masas y los vacíos. El uso del color es muy cuidado e inteligente, y otorga una personalidad concreta a cada una de las figuras presentes en el cuadro: la gama de tonos, al tratarse de una escena casi en penumbras, es bastante contenida, utilizando el blanco de yeso para destacar el paño de pureza de Cristo, y tonos más apagados de la gama de los ocres para los personajes que le acompañan.

Y vosotros, ¿cuántas obras de Caravaggio habéis visto en directo?

Imágenes de vadehistoria.com y flickr

No hay comentarios: