viernes, 24 de junio de 2011

Polonia. Tesoros y Colecciones Artísticas

Desde el 3 de junio y hasta el próximo 4 de septiembre tenemos la oportunidad de disfrutar en los Salones del Palacio Real de Madrid de la exposición Polonia. Tesoros y colecciones artísticas que recoge muchas de las obras más importantes del arte polaco.

La muestra, organizada por Patrimonio Nacional en colaboración con el Museo Nacional de Cracovia, la Fundación Banco Santander y Acción Cultural Española, incluye 195 obras de distinto tipo: pintura, escultura, imaginería, tapicería... En conjunto es una colección de gran interés para el visitante que, al igual que yo misma, no suele estar muy al día del arte polaco. La exposición es extensa, pero no excesiva, creando la situación idónea para dar a conocer los temas, soportes y técnicas más importantes del patrimonio artístico de Polonia de la Edad Media y Moderna.

Como es habitual en el arte europeo, en la exposición podemos encontrar obras patrocinadas por la Corona, la nobleza  y la Iglesia, que vienen siendo los tres pilares principales en la economía de los países del viejo continente durante las Edades Media y Moderna. Paso a comentaros las obras que, personalmente, más me gustaron:

- Nuestra Señora de Czestochowa: popularmente conocida como "Virgen de Cracovia". Se trata de un icono que representa una Virgen Hodegetria (Virgen con Niño, al que señala con la mano, simbolizando que Él es el camino hacia la salvación) negra: es la más importante y venerada reliquia de Polonia, considerada símbolo nacional.
El icono que representa a Virgen y Niño fue pintado probablemente hacia 1613 en el taller de Lvov, mientras que el trabajo en plata, metales preciosos y piedras preciosas y semi-preciosas que la recubren son del siglo XVII.


Icono e icono recubierto de plata y piedras preciosas y semi-preciosas 
de Nuestra Señora de Czestochowa

La leyenda cuenta que este famoso icono fue el encargado de salvar el santuario en el que se encontraba la obra de un incendio, sin poder evitar que las llamas oscurecieran los pigmentos de la obra. Otra de las leyendas dice que un hereje husita inflingió dos cortes en la cara de la figura de la Virgen, intentando destrozarla: inexplicablemente la imagen comenzó a sangrar, e hizo huir despavorido al hereje.
Personalmente, me llamó la atención por dos razones. La primera de ellas es porque se trata de una Virgen negra, una iconografía poco utilizada en el mundo religioso: conocía la Virgen de Montserrat y la de Guadalupe, ambas en España, pero ignoraba la existencia de imágenes de este tipo en el Este de Europa. La segunda razón es la inmensa riqueza en metales y piedras preciosas que recubre el icono: las gemas, en su mayoría encastradas a cabujón, relucen bajo los focos de la sala, rivalizando con la imagen de la Virgen y el Niño por atraer la atención del visitante.
Otras obras religiosas que llamaron poderosamente mi atención son las numerosas custodias con las que cuenta el arte polaco: creo que es una tradición bastante extendida en el Este de Europa, puesto que recuerdo que en mi visita a Praga también vi multitud de piezas de este tipo. Realmente, son obras maestras en miniatura: la capacidad de los artistas para incluir un completo programa iconográfico en piezas de tan pequeño tamaño es, como poco, admirable. Aparte del aporte cultural y religioso, no podemos olvidarnos de que, en su mayoría se trata de obras realizadas o recubiertas de metales y piedras preciosas, lo cual eleva hasta límites insospechados su valor material.

- La Dama del Armiño (Leonardo Da Vinci, 1488-90): retrato de Cecilia Gallerani, amante de Ludovico "El Moro". Para mí,  uno de los mejores retratos de la historia: no sólo por el uso del sfumatto o por el increíble naturalismo en la representación del animal y de la mujer, sino por la forma de transmitir los sentimientos más allá de la copia de la realidad.
El cuadro tiene la impronta de Leonardo a la hora de realizar retratos: tras la persona podemos ver sus sentimientos. Tiene puntos en común con su obra más famosa, La Gioconda: ambos son retratos de mujeres, en formato de tres cuartos, con un sutil giro de la figura que inspira movimiento dentro de la quietud y una inusual elegancia. Pero difieren en un detalle que a mi parecer es bastante significativo: mientras que la Mona Lisa está encuadrada en una arquitectura con un paisaje en último plano, Cecilia Gallerani se encuentra aislada del mundo sobre un fondo en negro. Este recurso sirve para convertir un retrato de una dama de la corte milanesa en una figura mística y casi religiosa, una aparición en medio de la nada. Creo que esa es una de las razones por las que este retrato emana tanta magia.
Cabe destacar el asombroso detalle con el que está descrita la indumentaria de la joven: los brocados de la soppraveste, el blanco de la camisa de lino que asoma entre los stratagli, y sobre todo las joyas como las perlas y el adorno de la frente, sujetando el peinado según la moda impuesta por influyentes mujeres de la época como Elisabetta Gonzaga.
El estudio del natural se aprecia especialmente en la representación del animal, del que podemos apreciar cada pelo por separado, y de la mano de la dama, idéntica a los estudios fisionómicos que encontramos en los cuadernos de dibujo de Leonardo.

En resumen, una exposición más que recomendable para iniciarse en el arte de Polonia: entretenida, educativa y muy estética. Además está muy bien planteada, gracias a su comisaria Beata Bietronska Slota, de modo que resulta amena incluso para personas ajenas al arte.

Os dejo el enlace donde podéis comprar las entradas on-line, para ahorraros las esperas, y el link de la Fundación Banco Santander, donde podéis encontrar información sobre la exposición y las obras.

Bonus: si tenéis pensado ir a Cracovia este verano, podéis aprovechar para ver la exposición Tesoros del Patrimonio Nacional de España, que se exhibirá en la capital polaca a partir de julio. Como veis, el intercambio cultural entre países está de moda: ¡la cultura se lleva!

Imágenes de encuentra.com, perso.wanadoo.es y revistaviajeros.es

No hay comentarios: