miércoles, 8 de junio de 2011

Films con mucho arte: "El misterio del collar"

Como la semana pasada se la dediqué a María Antonieta (con gran éxito de crítica y público, ¡gracias amigos!), he decidido seguir con el tema de la Revolución Francesa y continuar esta semana con El misterio del collar (Charles Shyer, 2001). Esta es otra película a la que tengo cariño por varias razones: lo primero por el tema, que me atrae mucho, lo segundo porque aparece Adrien Brody, uno de mis actores fetiche, y lo tercero porque me descubrió a Simon Baker, para mi gusto, guapo entre los guapos.


El misterio del collar cuenta la historia de Jeanne St. Remy de Valois, una joven perteneciente a un clan aristocrático caído en desgracia en la Francia de Luis XVI. Jeanne quiere recuperar el honor de su familia y reivindicar la nobleza de su apellido: para ello urde una intriga palaciega en la que se verán envueltos personajes de tanto calado como el Cardenal Louis de Rohan o la mismísima María Antonieta. Amor, honor, venganza y engaños conforman una historia que ha sido considerada como uno de los detonantes de la Revolución Francesa en el aspecto social.

La baza más importante con la cuenta el film es su reparto excepcional: los papeles principales son interpretados por Hillary Swank, que acababa de ganar el Oscar por su trabajo en Boys don't cry (Kimberly Peirce, 1999), Jonathan Pryce, que ganaría el premio especial de los BAFTA el año siguiente, y Adrien Brody, que en 2003 se llevaría el Oscar a la mejor interpretación por El Pianista (Roman Polanski, 2002). Además, la película cuenta con unos estupendos secundarios que realizan un buen trabajo como Simon Baker (El diablo viste de Prada, El mentalista), Brian Cox (El Señor de los anillos, Troya), Joely Richardson (El Patriota, Nip/Tuck) y Christopher Walken (Sleepy Hollow, Pulp Fiction).
Simon Baker, Hillary Swank y Adrien Brody
bajo el emblema de la casa de Valois

La historia es bastante interesante: intrigas palaciegas en la Francia de finales del XVIII, con el marco incomparable de los salones y jardines de Versalles, donde la avaricia, la envidia y los títulos valen más que la felicidad personal de una joven. Está históricamente documentado que "el asunto del collar", como es conocido popularmente, fue una de las causas del descontento del pueblo con la monarquía francesa: el Cardenal Luois de Rohan fue engañado por Jeanne de Valois para comprar una suntuosa pieza de joyería en nombre de la reina María Antonieta, que en teoría la anhelaba secretamente, lo cual podría ayudarle en su ascenso a Ministro de Francia y en su camino hacia el corazón de la reina austriaca. Sin embargo María Antonieta, altiva y caprichosa, rechazó su implicación en la compra de la joya y, debido al altísimo precio de la misma (valorada en 2.000.000 de libras) y a la gran deuda contraída por el Cardenal en la compra fraudulenta, el asunto se hizo público: un tribunal juzgó a Jeanne (que ya había enviado el collar a Londres para venderlo por piezas) y a los demás implicados en el engaño, dejando libre al Cardenal de Rohan y, por ende, implicando y condenando a María Antonieta en una intriga económica mientras el pueblo sufría hambre y pobreza. Desde ese momento los franceses comenzaron a tomar conciencia de los excesos de la monarquía, que había ignorado a sus súbditos y... bueno, todos sabemos cómo terminó esa historia, ¿no?.
El collar de diamantes de María Antonieta,
uno de los detonantes de la Revolución Francesa

La película fue nominada a los Oscar de 2002 en la categoría de Mejor Diseño de Vestuario, diseñado por Milena Canonero, de quien ya hablamos la semana pasada. Sabemos que los films de época tienen mucho tirón en los premios de vestuario, y éste no va a ser una excepción: una vez más, Canonero se inspiró directamente en pinturas contemporáneas a la historia para diseñar los vestidos de la corte que, en el caso de esta cinta cobran una gran importancia. Jeanne, en su intento por recuperar el honor de la familia Valois se une en un matrimonio de conveniencia con el Conde de LaMotte (interpretado por Adrien Brody), y utiliza al gigoló Retaux de Villette (Simon Baker) para introducirse en la corte, financiada por el Cardenal de Rohan. En el proceso de adquisición de fama y renombre de Jeanne podemos ver cómo su estilo en la forma de vestir va cambiando: de usar viejos vestidos de anteriores épocas pasa a ser una de las damas más elegantes de la corte, compitiendo en glamour con la misma María Antonieta. También son dignos de mención los decorados utilizados para recrear los salones de Versalles; y es que nos encontramos en un momento y lugar de la Historia en el que la imagen lo era todo.

Esta película nos ofrece una visión alternativa del inicio de la Revolución Francesa: un evento que no es conocido por la gran mayoría y que, aún así, forma una parte importante de nuestra Historia reciente.

Imágenes de carteles.astalaweb.net, theplace2.ru y wikipedia

No hay comentarios: